Switch to full style
La guerra en el oeste de Europa
Escribir comentarios

La batalla de Glières

Mié Sep 09, 2020 5:38 pm

1 Génesis de un grupo de resistentes.

El 11 de noviembre de 1942, los alemanes invadieron la zona no ocupada en Francia para evitar que los aliados desembarcasen en la costa mediterránea. Días más tarde, el 27 de noviembre, el Ejército francés permitido tras el Armisticio (100.000 hombres) fue desarmado y disuelto. El gobierno de Vichy ordenó a todas las unidades entregar todas sus armas. Sin embargo, a diferencia a la mayoría de sus compañeros, Vallette d'Osia, comandante del 27º Batallón de de cazadores alpinos en Annecy (Alta Saboya), se negó a cumplir la orden y en la clandestinidad creó el Armée secrète (AS).

En aquel momento, Alemania estaba escasísima de mano de obra para reemplazar a todos sus trabajadores movilizados. Por esta razón, se forzó a Vichy a establecer un voluntariado de trabajo forzoso, el STO (Servicio du travail obligatoire). El 16 de febrero de 1943, se llamó a tres primeros contingentes anuales de reclutas para trabajar en Alemania; pero miles de jóvenes se negaron y pasaron a la clandestinidad. Muchos de ellos se fueron a las montañas boscosas de la región de Saboya en los Alpes franceses. Allí, aunque no todos estaban dispuestos a luchar, los grupos de la resistencia francesa de la zona vieron multiplicados sus efectivos durante el verano de 1943, a pesar de las acciones de tropas italianas o la policía de Vichy y del escaso apoyo aliado. Pese a todo, hacia el otoño ya había comenzado la guerra de guerrillas. Muy pocos oficiales del ejército francés se unieron a los maquis, por lo que la formación de los voluntarios fue bastante improvisada.

Cuando Vallette d'Osia fue detenido en septiembre, el comandante Romans-Petit, comandante regional en Ain, tomó el mando de la AS en la Alta Saboya y creó un centro de formación en Bornes, cerca de la meseta de Glières. Con el fin de hostigar al enemigo y en espera de la invasión Aliada, el AS necesitaba urgentemente armas. Por desgracia, la mayoría de los depósitos ocultos de armas fueron descubiertos por el enemigo. Por lo tanto, para encontrar buenas zonas de lanzamiento para suministrar armas y equipo de sabotaje a los maquis, se envió una misión desde Londres a Saboya, compuesta por el teniente coronel Heslop del SOE y el capitán Rosenthal, de la Francias Libre, y tenía por objetivo evaluar las capacidades y dificultades de los maquis saboyanos.

Se examinaron seis zonas de lanzamiento, resultando elegida la meseta de Glières. Era una montaña alta, remota y allanada, en línea con el lago de Annecy e ideal para lanzar suministros e incluso tropas paracaídistas tras del desembarco aliado. El comandante Romanos Petit puso al frente de los maquis al teniente Tom Morel, que había sido instructor en St Cyr, y se trataba de un oficial inteligente, dinámico y audaz, condecorado con la Cruz de la Legión de Honor por sus acciones en el frente de los Alpes en 1940. Fue Morel, junto a un centenar de hombres, el encargado de recoger los abastecimientos proporcionados por la RAF, y ante todo construir una fortaleza para ser defendida hasta el último hombre. El 6 de febrero de 1944, el comandante Romanos Petit tuvo que regresar a Ain, donde su maquis fue atacados por los alemanes; así se hizó cargo del mando de la Alta Saboya el capitán Clair asistido por el capitán Rosenthal como oficial de enlace con Londres. Dos días más tarde, Rosenthal convenció a los otros miembros de la plana de estado mayor para reagrupar a la mayoría de los maquis en la meseta de Glières, con el fin de establecer una base para atacar a los alemanes y llevar a cabo sabotajes. Además, debido a que los Aliados ponían en duda el valor de la resistencia francesa, parecía más acuciante que nunca demostrar su capacidad para socavar el poder militar alemán en Francia a gran escala.

La mayor parte de los hombre de Morel eran veteranos del 27 de Cazadores Alpinos, además de 80 voluntarios de los “Franc-Tireurs”. También figuraban algunos extranjeros como, por ejemplo, varias decenas de republicanos españoles, así como unos pocos comunistas italianos y el oficial británico Richard Harry Heslop, que gestionó el apoyo aéreo con el 161º Escuadrón de Reconocimiento, dotado de aviones Lysander.

Aproximadamente los Aliados reunieron un total de 450 guerrilleros (393 franceses, 56 españoles y 1 británico).

Resistencia Francesa:
-Grupo “Maquis de Glières”
-Tiradores Libres “Franc-Tireurs”
-Maquis Españoles

¿Cómo habían llegado los españoles hasta allí?

Re: La batalla de Glières

Mié Sep 09, 2020 5:45 pm

Tras la derrota de Francia en 1940, la situación de los miles de republicanos españoles exiliados en territorio galo, ya de por sí precaria, empeoró aún más. Este fue el caso de varios centenares de ellos que, en septiembre de 1940, fueron enviados en vagones de ganado a Annecy, capital de la Alta Saboya, en los Alpes. Con este contingente de prisioneros republicanos se formaron varias Compañías de Trabajadores Extranjeros (CTE), destinadas a realizar trabajos agrícolas, construcción de caminos, etc.

Pese a las duras condiciones padecidas, los españoles mantienen vivo el espíritu de resistencia antifascista y bastantes de ellos logran huir y se unen al maquis. Este fue el caso de Miguel Vera quien, tras escapar de la 517 CTE, empezó a organizar su núcleo de la resistencia a partir de junio de 1942. Desde este momento, y tras la aparición del primer maquis en Les Villars-sur- Thônes (diciembre 1942), le siguieron los grupos guerrilleros formados únicamente por españoles, entre abril-diciembre de 1943, de Mont Veyrier, Col de Colombière, Combre de’Ire, Semnoz y Bochet de Serraval. Estos grupos serán la admiración de la Resistencia francesa y todos los testimonios coinciden en destacar que los guerrilleros republicanos españoles tuvieron un comportamiento ejemplar por su disciplina y eficacia combativa.

En diciembre de 1943, Miguel Vera, el principal jefe de las guerrillas republicanas españolas que combatían en los Alpes, entró en contacto con Tom Morel, acordando ambos crear una organización militarizada de resistencia: así surgió la llamada “Sección Ebro”, que recordaba en su nombre la sangrienta batalla y que estaba dividida en dos grupos de combate denominados “Ebro” y “Refuerzo Ebro”, cuyos mandos militares, tanto franceses como españoles, quedaron bajo la dirección de Morel.

Así, cuando se decide enviar los suministros a la meseta de Glières, en plena cordillera alpina, con la luna llena de febrero de 1944, se encomienda la defensa del lugar a la sección Ebro, que se instaló en Glières el 1 de febrero, encomendándosele la defensa de las posiciones más difíciles. Allí combatirían 56 españoles mandados por el mando del comandante Miguel Vera y de otros jefes de la sección Ebro, como Gabriel Vílchez (“capitán Antonio”), Ángel Carrasco (“el Maño”) o Antonio Jurado.

Re: La batalla de Glières

Mié Sep 09, 2020 5:58 pm

2. La batalla.

En enero de 1944, se declaró el estado de sitio en Haute-Savoie. Cualquiera que fuese encontrado portando armas o ayudando a los maquis estaba sujeto a un consejo de guerra y ejecución inmediata. Perseguidos por la policía de Vichy y mal abastecidos, la mayoría de los maquis se reunieron en la meseta de Glières para establecer su base de operaciones. A lo largo de comienzos de 1944 se fueron desplegando en torno a los Alpes de la Alta Saboya diversas unidades alemanas al mando del general Karl Pflaum (elementos de la 157ª División de Reserva, el 1º Regimiento de Gebirgsjäger y el 19º Regimiento SS de Policía(; y de Vichy al mando de Goerges Lelong, incluyendo fuerzas de la Milicia Francesa liderada por el comandante Jacques de Bernonville y los Grupos de Reserva Móviles del comandante Jacques de Vaugelas. Aproximadamente el Eje reunió a un total de 5.100 hombres entre 3.000 alemanes y 2.100 franceses de Vichy.

El 31 de Enero de 1944 los aviones Lysander del 161º Escuadrón de Reconocimiento Británico comenzaron a lanzar contenedores en paracaídas y también algunos comandos de la Francia Libre liderados por el capitán Rosethall que aterrizaron en la Meseta de Glières y se unieron a la Resistencia. Gracias a esta serie de lanzamientos de más de 300 cajas de armas, municiones, explosivos y equipo militar de diversa índole (explosivos y armas pequeñas, incluidas metralletas Sten, rifles Lee-Enfield , ametralladoras ligeras Bren y bombas de mano Mills) a lo largo de febrero de 1944, los maquis de Glières aspiraron a convertirse en una serie amenaza para la retaguardia del Eje.

La noche del 9 al 10 de Marzo de 1944 50 hombres del Grupo “Maquis de Glières” atacaron el pueblo de Entremont y asaltaron el cuartel de los Grupos de Reserva Móviles de Vichy. Durante el enfrentamiento, el teniente Tom Morel resultó muerto por lo que el capitán Maurice Anjot tuvo que ponerse al frente de los guerrilleros. Al cabo de unos minutos los partisanos se apoderaron de Entremont, redujeron a los Grupos de Reserva Móviles e hicieron prisioneros a 60 soldados del GMR, lo que permitió despejar un campo de cultivo cercano a la urbe para recibir una serie de paquetes lanzados por los aviones británicos. Mientras la bandera de la Francia Libre ondeaba en Entremont la mañana del 10 de Marzo de 1944, los aparatos del 161º dejaron caer en paracaídas varios contenedores con suministros para los maquis. Desgraciadamente, justo en el instante en que los guerrilleros se encontraban recogiéndolos, un grupo de cazabombarderos Focke Wulf Fw 190 aparecieron en el cielo de la nada, les ametrallaron a ras del suelo y les arrojaron bombas de racimo. Inmediatamente a este ataque, los maquis abandonaron la zona para ser posteriormente emboscados por la Milicia Francesa de Vichy en medio del camino que iba de Glières a Thorens, por lo que finalmente los partisanos tuvieron que abandonar Entremont, que de nuevo pasó a manos vichystas, y escapar hacia las montañas.

Finalmente, el 23 de marzo, tres batallones de la 157ª División de Reserva de Wehrmacht y dos batallones de policía alemana, con más de cuatro mil soldados, ametralladoras pesadas, morteros de 80 mm, cañones de montaña de 75 mm, obuses de 150 mm y vehículos blindados, llegaron a la Alta Saboya. Sorprendidos los guerrilleros y sometidos a una repentina incursión aérea de siete aviones alemanes, entre ellos cuatro Fw 190 y tres bombarderos Heinkel He 111, el capitán Maurice Anjot ordenó la retirada de forma improvisada porque en seguida sus vanguardias fueron asaltadas y superadas después de varias horas de combates con los gebirgsjäger alemanes del 1º Regimiento. Acto seguido los partisanos continuaron hacia el Lago de Annecy, siendo rodeados por los soldados alemanes y vichystas, que a costa de sólo cuatro muertos, hicieron 210 prisioneros que se rindieron sin apenas combatir. Respecto al último grupo de los resistentes, fue bloqueado en medio de la fuga por una barricada erigida por una avanzadilla de treinta soldados de montaña alemanes, que rociaron con sus balas a sus oponentes, matando al capitán Anjot y haciendo otros 80 prisioneros, lo que puso fin de manera definitiva a la Batalla de Glières. . En los días que siguieron, Anjot y casi todos sus oficiales, así como unos 150 maquis, fueron encontrados muertos. Habían muerto en la batalla o, en el caso de caer prisioneros, habían sido torturados, fusilados o deportados, como Paulino Fontova Salas, natural de La Almunia, que fue fusilado el 27 de marzo. Para los alemanes, los maquis no eran soldados regulares sino terroristas.

Pero la lucha continuaba. Posteriormente, Miguel Vera aún consiguió reagrupar a los combatientes de la Sección Ebro y reconstituir un nuevo maquis en Semnoz (abril 1944) con el que realizó diversos sabotajes, voladuras de puentes y ataques a convoyes alemanes. Además, los republicanos españoles participaron en la liberación de Annecy (19 agosto 1944), donde recibieron una acogida triunfal. En septiembre, una vez liberada la Alta Saboya, las guerrillas españolas todavía participaron en los combates de los valles de Tarentaise y Maurienn.
Última edición por Kurt_Steiner el Jue Sep 10, 2020 9:13 am, editado 1 vez en total

Re: La batalla de Glières

Mié Sep 09, 2020 6:02 pm

La batalla de Glières constituyó un completo fiasco para la Resistencia francesa porque no se logró consolidar ningún grupo partisano en la Meseta de Glières y encima las bajas fueron gigantescas. Tal fue el ridículo propagandístico, que la radio de Londres intentó tapar y exagerar la verdad con el siguiente mensaje: “durante 14 días, 500 franceses resistieron el ataque de 12.000 alemanes”. Sin embargo pronto se conoció la realidad de lo sucedido y las causas de éste desastre pudieron enumerarse en tres:

1) la excesiva confianza de los Aliados en la capacidad de la Resistencia francesa y más aún en una cifra tan reducida como eran sólo 450 maquis para cumplir un objetivo tan ambicioso;
2) la elección del terreno por intentar controlar una meseta llana situada en las alturas en lugar de fortificarse en las montañas adyacentes mucho más fáciles de defender;
3) la temprana fecha escogida para la misión porque los Aliados no desembarcarían al sur de Francia hasta el 15 de agosto de 1944 durante la “Operación Dragoon”, por lo que mantener la zona conquistada durante más de medio año se mostraba a todas luces imposible.

Los Aliados sufrieron 140 muertos y 300 prisioneros (de estos 55 serían ejecutados tras ser acusados de “traidores” por la Francia de Vichy).

El Eje sufrió 21 muertos, 4 alemanes y 17 de Vichy.

fuentes: http://elgrancapitan.org/foro/viewtopic ... 53&t=14848
https://www.eurasia1945.com/batallas/co ... os%20Alpes.
https://www.fundacionaladren.com/conten ... i%C3%A8res
https://es.qwe.wiki/wiki/Maquis_des_Gli%C3%A8res
Escribir comentarios