Publicado: Mié Sep 09, 2020 5:58 pm
por Kurt_Steiner
2. La batalla.

En enero de 1944, se declaró el estado de sitio en Haute-Savoie. Cualquiera que fuese encontrado portando armas o ayudando a los maquis estaba sujeto a un consejo de guerra y ejecución inmediata. Perseguidos por la policía de Vichy y mal abastecidos, la mayoría de los maquis se reunieron en la meseta de Glières para establecer su base de operaciones. A lo largo de comienzos de 1944 se fueron desplegando en torno a los Alpes de la Alta Saboya diversas unidades alemanas al mando del general Karl Pflaum (elementos de la 157ª División de Reserva, el 1º Regimiento de Gebirgsjäger y el 19º Regimiento SS de Policía(; y de Vichy al mando de Goerges Lelong, incluyendo fuerzas de la Milicia Francesa liderada por el comandante Jacques de Bernonville y los Grupos de Reserva Móviles del comandante Jacques de Vaugelas. Aproximadamente el Eje reunió a un total de 5.100 hombres entre 3.000 alemanes y 2.100 franceses de Vichy.

El 31 de Enero de 1944 los aviones Lysander del 161º Escuadrón de Reconocimiento Británico comenzaron a lanzar contenedores en paracaídas y también algunos comandos de la Francia Libre liderados por el capitán Rosethall que aterrizaron en la Meseta de Glières y se unieron a la Resistencia. Gracias a esta serie de lanzamientos de más de 300 cajas de armas, municiones, explosivos y equipo militar de diversa índole (explosivos y armas pequeñas, incluidas metralletas Sten, rifles Lee-Enfield , ametralladoras ligeras Bren y bombas de mano Mills) a lo largo de febrero de 1944, los maquis de Glières aspiraron a convertirse en una serie amenaza para la retaguardia del Eje.

La noche del 9 al 10 de Marzo de 1944 50 hombres del Grupo “Maquis de Glières” atacaron el pueblo de Entremont y asaltaron el cuartel de los Grupos de Reserva Móviles de Vichy. Durante el enfrentamiento, el teniente Tom Morel resultó muerto por lo que el capitán Maurice Anjot tuvo que ponerse al frente de los guerrilleros. Al cabo de unos minutos los partisanos se apoderaron de Entremont, redujeron a los Grupos de Reserva Móviles e hicieron prisioneros a 60 soldados del GMR, lo que permitió despejar un campo de cultivo cercano a la urbe para recibir una serie de paquetes lanzados por los aviones británicos. Mientras la bandera de la Francia Libre ondeaba en Entremont la mañana del 10 de Marzo de 1944, los aparatos del 161º dejaron caer en paracaídas varios contenedores con suministros para los maquis. Desgraciadamente, justo en el instante en que los guerrilleros se encontraban recogiéndolos, un grupo de cazabombarderos Focke Wulf Fw 190 aparecieron en el cielo de la nada, les ametrallaron a ras del suelo y les arrojaron bombas de racimo. Inmediatamente a este ataque, los maquis abandonaron la zona para ser posteriormente emboscados por la Milicia Francesa de Vichy en medio del camino que iba de Glières a Thorens, por lo que finalmente los partisanos tuvieron que abandonar Entremont, que de nuevo pasó a manos vichystas, y escapar hacia las montañas.

Finalmente, el 23 de marzo, tres batallones de la 157ª División de Reserva de Wehrmacht y dos batallones de policía alemana, con más de cuatro mil soldados, ametralladoras pesadas, morteros de 80 mm, cañones de montaña de 75 mm, obuses de 150 mm y vehículos blindados, llegaron a la Alta Saboya. Sorprendidos los guerrilleros y sometidos a una repentina incursión aérea de siete aviones alemanes, entre ellos cuatro Fw 190 y tres bombarderos Heinkel He 111, el capitán Maurice Anjot ordenó la retirada de forma improvisada porque en seguida sus vanguardias fueron asaltadas y superadas después de varias horas de combates con los gebirgsjäger alemanes del 1º Regimiento. Acto seguido los partisanos continuaron hacia el Lago de Annecy, siendo rodeados por los soldados alemanes y vichystas, que a costa de sólo cuatro muertos, hicieron 210 prisioneros que se rindieron sin apenas combatir. Respecto al último grupo de los resistentes, fue bloqueado en medio de la fuga por una barricada erigida por una avanzadilla de treinta soldados de montaña alemanes, que rociaron con sus balas a sus oponentes, matando al capitán Anjot y haciendo otros 80 prisioneros, lo que puso fin de manera definitiva a la Batalla de Glières. . En los días que siguieron, Anjot y casi todos sus oficiales, así como unos 150 maquis, fueron encontrados muertos. Habían muerto en la batalla o, en el caso de caer prisioneros, habían sido torturados, fusilados o deportados, como Paulino Fontova Salas, natural de La Almunia, que fue fusilado el 27 de marzo. Para los alemanes, los maquis no eran soldados regulares sino terroristas.

Pero la lucha continuaba. Posteriormente, Miguel Vera aún consiguió reagrupar a los combatientes de la Sección Ebro y reconstituir un nuevo maquis en Semnoz (abril 1944) con el que realizó diversos sabotajes, voladuras de puentes y ataques a convoyes alemanes. Además, los republicanos españoles participaron en la liberación de Annecy (19 agosto 1944), donde recibieron una acogida triunfal. En septiembre, una vez liberada la Alta Saboya, las guerrillas españolas todavía participaron en los combates de los valles de Tarentaise y Maurienn.