Switch to full style
Homosexuales, gitanos...
Escribir comentarios

El genocidio eritreo.

Jue Jul 09, 2020 6:14 pm

Italia invadió Etiopía el 3 de octubre de 1935, completando su conquista siete meses. La ocupación italiana duró hasta el 5 de mayo de 1941 cuando los italianos fueron derrotadas por las fuerzas aliadas al mando de Wingate.

Las cifras de bajas etíopes en la guerra se estiman en torno a los 275.000 muertos, junto a más de 450.000 muertes civiles (por hambre, asesinato, masacres, campos de concentración y ejecuciones), aunque esa cifra se rebajó hasta los 175.000 muertos.

El gobierno italiano de Mussolini ratificó el 3 de abril de 1928 el Protocolo de Ginebra de 1925 sobre el uso bélico de gases asfixiantes, venenosos y de métodos bacteriológicos de guerra, que fue violado a partir de 1935, junto a toda legislación internacional y los derechos humanos

Entre 1930 y 1932, el Departamento de Guerra Química del Ministerio de Guerra de Italia produjo varias toneladas de bombas de gas mostaza, enviando en secreto 1000 bombas con esta carga a Etiopía. Durante esos años, el Ministerio de Guerra autorizó también el envío de “56.000 proyectiles de artillería cargados con gas arsina” con destino a Eritrea, entonces provincia septentrional de Etiopía bajo control italiano desde la década de 1880. Estos movimientos dejan claro que el gobierno italiano planificó el empleo de armas químicas en Etiopía años antes de la invasión. Así, cuando comenzó la invasión a principios de octubre de 1935, el ejército italiano tenía a su disposición en el puerto de Massawa (Eritrea) 45 toneladas de gas mostaza, 265 toneladas de otros gases venenosos y 7.483 bombas tóxicas para usar en Etiopía. Usaron estas armas tóxicas por vez primera el 10 y el 29 de octubre de 1935. Después, el uso de gas tóxico mediante el bombardeo aéreo se convirtió en una rutina. Un mes más tarde, en noviembre, el mariscal Badoglio, comandante de las fuerzas italianas en África del Este, ordenó a su fuerza aérea bombardear con gas mostaza aldeas, ganados, pastos, manantiales y tropas etíopes en retirada.

El 5 de junio de 1936, un mes después de la rendición de las fuerzas etíopes y la ocupación militar italiana de Addis Ababa, Mussolini ordenó al mariscal Graziani, virrey de Etiopía, que impusiera un reino de terror sobre el país. Así Graziani inició una campaña de aniquilación. Unos 250 aviones italianos arrojaron gases tóxicos en todas las regiones de Etiopía de forma indiscriminada, tanto sobre objetivos militares y civiles. El Ejército Italiano no sólo vulneró el Protocolo de Ginebra de 1925 en su invasión de Etiopía, sino que llevó a cabo terribles crímenes de guerra.
Escribir comentarios